Cuando me convertí en mamá comenzó una nueva etapa en mi vida. Como muchas de ustedes, a la vez que viví una felicidad inmensa, tuve que adaptarme a mi nueva versión: mi cuerpo y rutina habían cambiado por completo. Necesitaba más que nunca sentirme segura, y verme bien me llenaba de buen humor y energía. ¡Pero lograrlo fue un desafío! La ropa no acompañaba ese cambio, nada de lo que encontraba me gustaba o quedaba cómodo. Un acto de amor y dedicación tan grande como amamantar me estaba condicionando a vestirme muchas veces de una manera que nada tenía que ver conmigo. 

De ese sentimiento nació Freyja, y la frase que me motivó “Face motherhood fiercely”. No fue casual, fueron las ganas de verme bien, de estar cómoda y canchera. De empezar el día sintiéndome linda, sin perder tiempo, sin resignar comodidad ni estilo. De enfrentarme a todos los desafíos que me ponía la maternidad sin dejar de ser yo. 

Por eso te invito a que te sumes a lucir esta nueva línea de lactancia, para que amamantar sea práctico y cómodo, para que seas también una mamá todo terreno, sin perder tu estilo. Be Freyja